Beget01.1.jpg
Beget04.jpg
Beget02.jpg
Can-Ferran01.png
Beget07.jpg
IMG_9834.png
Can-Ferran02.png

La casa se encuentra en uno de los pueblos más especiales de Catalunya: Beget, un pueblo singular de la Alta Garrotxa, de gran belleza y tranquilidad, gracias al hecho, entre otros, que los coches no pueden circular. Un entorno ideal para descansar, a tocar de los Pirineos y rodeado de bosques y zonas de prados y pastos, a 540 metros de altitud. 

 

La iglesia de Sant Cristòfol, del siglo XII, contiene una de las piezas más importantes de la escultura románica catalana, la Majestat de Beget, una talla policromada de autor anónimo del siglo XII. El campanario, de estilo románico lombardo, es de cuatro pisos. 

 

Paseando por el pueblo y contemplando las casas de piedra centenarias, que han sido restauradas con esmero, y los callejones empedrados, podemos ir atrás en el tiempo y hacernos una idea de la vida y la importancia de este pueblo fronterero, que llegó a tener 400 habitantes, y de los enormes cambios que ha sufrido en sólo cinco décadas. 

 

Beget conecta por carretera con Oix y Castellfollit de la Roca, y con Rocabruna y Camprodon. Está rodeado de parajes espectaculares, ideales para hacer senderismo, excursiones, paseos en bicicleta o moto y, cuando llega el buen tiempo, bañarse en alguna de las pozas naturales que encontramos dentro y fuera del pueblo. 

 

Si lo que buscáis es un lugar para descansar y desconectar del bullicio de la ciudad, rodeados de belleza, no lo penséis más, Beget es el lugar.